You are here: Home > Tijuana information > Visit Mexico In December

Visit Mexico In December

Steven asks…

do i need a passport to visit niagara falls, canada side?

Tijuana answers:

Not yet:

The Intelligence Reform and Terrorism Prevention Act of 2004 requires that by January 1, 2008, travelers to and from Canada have a passport or other secure, accepted document to enter or re-enter the United States.

December 31, 2006 – Requirement applied to all air and sea travel to or from Canada, Mexico, Central and South America, the Caribbean, and Bermuda.
December 31, 2007 – Requirement extended to all land border crossings as well as air and sea travel.

Betty asks…

what’s a current event happening in mexico?

as in, close to this date. (12/13/07) SOMEWHERE CLOSE around now. anything please! and if possible, an international related event…

Tijuana answers:

On december 12 every year, a lot of people visit (this year 400,000 people) the BASÏLICA DE GUALUPE.

This is the history about this conmemoration:
Cómo sucedió la aparición de la Virgen en Guadalupe.
(Tomado del escrito indio Nican Mopohua del siglo dieciséis).

Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a asistir a clase de catecismo y a oír la Santa Misa. Al legar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó que le llamaban de arriba del cerro diciendo: “Juanito, Juan Dieguito”.

Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: “Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los demás amadores míos que me invoquen y en Mí confíen. Vas donde el Señor Obispo y le manifiestas que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo”.

“Ten seguro que te agradeceré bien y te lo pagaré. Vas a merecer que yo te recompense el trabajo y fatiga con que procuras hacer lo que te encomiendo”.

Él se arrodilló y le dijo: “Señora mía, voy corriendo a cumplir lo que me has mandado. Yo soy tu humilde siervo”. Y se fue de prisa a la ciudad y en derechura al Palacio del Obispo que era Fray Juan de Zumárraga, religioso franciscano.

Cuando el obispo oyó lo que le decía el indiecito Juan Diego, no le creó. Solamente le dijo: “Otro día vendrás y te oiré despacio”.

Juan Diego se volvió muy triste porque no había logrado que se realizara su mensaje. Se fue derecho a la cumbre del cerro y encontró allí a la Señora del Cielo que le estaba aguardando. Al verla se arrodilló delante de Ella y le dijo: “Señora, la más pequeña de mis hijas, niña mía, expuse tu mensaje al Sr. Obispo, pero pareció que no lo tuvo por cierto. Comprendí por la respuesta que me dio que pensó que quizás que es una invención mía que Tú quieres que te hagan aquí un templo, y que eso no es una orden tuya. Por lo cual te ruego que le encargues a alguno de los principales que le lleve tu mensaje para que le crean, porque yo soy un pobre hombrecillo, el último de todos. Perdóname que te cause esta gran pesadumbre. Señora y Dueña Mía”.

Ella le respondió: “Oye, hijo mío, el más pequeñito, es preciso que tú mismo solicites y ayudes a que con tu mediación se cumpla mi voluntad. Mucho te ruego, hijo mío, y aún te mando, que otra vez vayas mañana a ver al Sr. Obispo. Dile que yo en persona, la siempre Virgen María, Madre de Dios, te envía, para hacerle saber mi voluntad: que deben hacer aquí el templo que les pido”.

Pero al día siguiente el obispo tampoco le creyó a Juan Diego y le dijo que era necesaria alguna señal maravillosa para que se pudiera creer que sí era cierto que lo enviaba la misma Señora del Cielo. Y lo despidió.

El lunes Juan Diego no volvió al sitio donde se le aparecía nuestra Señora, porque su tío Bernardino se puso muy grave y le rogó que fuera a la capequeño, que no es tan importante lo que te asusta y aflige. No se entristezca tu corazón ni te llenes de angustia. ¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿Acaso no soy tu ayuda y protección? No te aflijas por la enfermedad de tu tío, que en ese momento ha quedado sano. Sube ahora a la cumbre del cerro y hallarás distintas flores. Córtalas y tráelas”.

Juan Diego subió a la cumbre del cerro y se asombró muchísimo al ver tantas y exquisitas rosas de castilla, siendo aquel un tiempo de mucho hielo en el que no aparece rosa alguna por allí, y menos en esos pedregales. Llenó su poncho o larga ruana blanca con todas aquellas bellísimas rosas y se presentó a la Señora del Cielo. Ella le dijo: “Hijo mío, esta es la prueba que llevarás de parte mía al Sr. Obispo. Te considero mi embajador, muy digno de mi confianza. Ahora te ordeno que sólo delante del Sr. Obispo despliegues tu manta y descubras lo que llevas. Contarás todo lo que viste y admiraste para que puedas inducir al prelado, con objeto de que se construya el templo que he pedido”.

Juan Diego se puso en camino, ya contento y seguro de salir bien. Al llegar a la presencia del obispo le dijo: “Señor, hice lo que me mandaste hacer: Pedí a la Señora del Cielo una señal. Ella aceptó. Me despachó a la cumbre del cerro y me mandó cortar allá unas rosas y me dijo que te las trajera. Así lo hago, para que en ellas veas la señal que pides, y cumplas su voluntad. Helas aquí”.

Desenvolvió luego su blanca manta, y así que se esparcieron por el suelo todas las diferentes rosas de castilla, se dibujó en ella y apareció de repente la preciosa imagen de la Virgen María, Madre de Dios, tal cual se venera hoy en el templo de Guadalupe en Tepeyac. Luego que la vieron, el Sr. Obispo y todos los que allí estaban se arrodillaron llenos de admiración. El prelado desató del cuello de Juan Diego la manta en que se dibujó y apareció la Señora del Cielo y la llevó con gran devoción al altar de su capilla. Con lágrimas de tristeza oró y pidió perdón por no haber aceptado antes el mandato de la Señora del Cielo.

La ciudad entera se conmovió y venían a ver y admirar la devota imagen y a hacerle oración y le pusieron por nombre la Virgen de Guadalupe, según el deseo de Nuestra Señora. Juan Diego pidió permiso para ir a ver a su tío Bernardino que estaba muy grave. El Sr. Obispo le envió un grupo de personas para acompañarlo. Al llegar vieron a su tío que estaba muy contento y que nada le dolía. Y supieron que había quedado instantáneamente curado en el momento en que la Sma. Virgen dijo a Juan Diego: “No te aflijas por la enfermedad de tu tío, que en este momento ha quedado sano”.

El señor Obispo trasladó a la Iglesia Mayor la santa imagen de la amada Señora del Cielo. La ciudad entera desfilaba a admirar y venerar la Sagrada Imagen, maravillados todos de que hubiera aparecido por milagro divino; porque ninguna persona de este mundo pintó su preciosa imagen (hasta aquí el relato indio del siglo XVI).

La imagen de la Virgen de Guadalupe se venera en México con grandísima devoción, y los milagros obtenidos por los que rezan a la Virgen de Guadalupe son tan extraordinarios que no se puede menos que exclamar: “El Poder divino está aquí”.

El Papa declaró a Nuestra Señora de Guadalupe como “Patrona y Emperatriz de América”. Su fiesta se celebra el 12 de diciembre.

Un hecho inexplicable (Tomado de “El Catolicismo” 25 de octubre de 1981).

Los asombrosos descubrimientos que se han hecho acerca del Cuadro de la Virgen de Guadalupe en México, tienen pasmados a los científicos.

Últimamente se ha formado una comisión de científicos para investigar los fenómenos inexplicables de esta tela que era la ruana o poncho del indio Juan Diego.

Lo primero que llama la atención de los expertos textiles es que esta manta se haya podido conservar durante siglos, expuesta al polvo, al calor y a la humedad, sin que se haya deshilachado ni se haya desteñido su bella policromía. Siempre estuvo así expuesta a todo, a la topa tolondra, y sólo desde hace unos años la cubrieron con un vidrio.

La tela está hecha con una fibra de ayate mexicano que se descompone por putrefacción a los veinte años, como ha sucedido con varias reproducciones de la imagen que se han fabricado en esta misma clase de tejido. Y sin embargo este lienzo lleva cuatrocientos cincuenta años desde el tiempo de Hernán Cortés, sin desgarrarse, ni descomponerse, y por causas inentendibles a los expertos, es refractaria a la humedad y al polvo.

La pintura que cubre la tela es otro misterio. El sabio alemán Kuhn, que es premio Nobel en Química, ha estudiado esta pintura, y su respuesta dejó atónitos a los oyentes: “estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales”.

Se podía pensar que la tela resistía tanto porque la habían colado y preparado de manera especial como a otras pinturas famosas para que tuviera gran resistencia.

Pero el sabio Callagan, de la NASA, de Estados Unidos la ha estudiado con aparatos de rayos infrarrojos y ha descubierto que la tela no tiene ningún engomado ni preservante, y que no se puede explicar cómo esas pinturas han resistido cuatro siglos en un lienzo tan ordinario. Con estos rayos infrarrojos se ha descubierto que la imagen no tiene esbozos previos como se ve en los cuadros de Rubens y Tiziano, sino que fue pintada directamente, tal cual se la ve, sin tanteos ni rectificaciones.

La imagen no tiene pinceladas. La técnica empleada es desconocida en la historia de la pintura. Es inusual, incomprensible e irrepetible.

LA PUPILA DE LA VIRGEN: LO MÁS INEXPLICABLE: Un famoso oculista, Lauvvoignet, examinó con un poderoso lente la pupila de la Virgen, y la observó maravillado que en el iris se veía reflejada la imagen de un hombre. Esto fue el principio de una investigación que condujo a los más inesperados descubrimientos.

La digitalización consiste en que si se fotografía la pupila de una persona, con una máquina poderosa y especial, en la fotografía queda todo lo que esa persona está viendo en el momento de tomar la foto. El Dr. Tosman, especializado en digitalización, o sea en averiguar por medio de fotos lo que la persona está viendo, le ha tomado fotografías a la pupila de la Virgen de Guadalupe. Las amplía miles de veces, y logra captar detalles imposibles de ser captados a simple vista. Y los detalles que aparecen en las fotografías de la Virgen de Guadalupe son: Un franciscano en cuyo rostro se ve deslizarse una lágrima; un hombre con la mano sobre la barba en señal de admiración; otro indio en actitud de rezar; unos niños y varios religiosos franciscanos más. O sea todas las personas que según la historia de la Virgen de Guadalupe escrita hace varios siglos, estaban presentes en el momento en el que apareció la sagrada imagen.

Lo que es radicalmente imposible es que en un espacio tan pequeño como la córnea de un ojo situado en una imagen de tamaño natural, aún el más experto miniaturista lograra pintar todas esas imágenes que ha sido necesario ampliar dos reció la sagrada imagen.

Lo que es radicalmente imposible es que en un espacio tan pequeño como la córnea de un ojo situado en una imagen de tamaño natural, aún el más experto miniaturista lograra pintar todas esas imágenes que ha sido necesario ampliar dos mil veces para poderlas advertir.

¡Inexplicable! Fue lo que exclamaron los expertos al conocer la respuesta del sabio alemán Kuhn cuando comprobó que los colores de esta pintura de la Virgen de Guadalupe no eran ni minerales, ni vegetales, ni animales.

¡Inexplicable! Exclamaron los sabios norteamericanos Smith y Callagan al comprobar que esta pintura carece de pinceladas y que esta tela que ha durado 450 años sin dañarse no tiene ningún preparativo que la conserve así.

¡Inexplicable, radicalmente inexplicable! Exclama el especialista Tonsman al referir en sus conferencias que con su máquina fotográfica de “digitalización” ha logrado encontrar en las pupilas de la Virgen de Guadalupe las imágenes de todas las personas que estaban presentes en el día de su aparición.

“Hay que respetar las diversas formas de devoción que la Iglesia ha venido aprobando a través de los siglos. Devociones de acuerdo con el temperamento, los sitios, los tiempos y la manera de ser de los fieles. (Concilio Vaticano).

No temas. ¿No estoy yo aquí que son tu madre? ¿No estás por ventura en mi regazo? No te apene ni te inquiete cosa alguna.

Lisa asks…

Places to visit in america?

I am going to america in december and looking for some help on places to stay (that are not too expensive) and visit in:

San Francisco

I heard that los angeles is too dangerous to stay in so where is a better a place that is not over priced and easy access to the theme parks

Apart from the casinos where else is good to visit in las vegas and also stay

I am then going to orlando for disneyworld, is there anything else good to see here and where do you stay

Then lastly going to new york and again i ask what is good to see here and where to stay.

I have a spare week and am looking to visit another place maybe even hawaii but just looking for some feedback on where else is good, i am from australia.

Any relative feedback would be much appreciated thanks 🙂

Tijuana answers:

General suggestions:

Check out hostelworld.com or hostelbookers.com to find rooms in youth hostels. You meet interesting people and can save plenty of cash if you’re traveling solo.

Now moving on:

San Francisco: Ride a cable car and visit Chinatown. Fisherman’s Wharf and Pier 39 are tourist traps (though the maritime museum is worth an hour of your time). If you want to go to Alcatraz, make sure to book tickets well in advance. Walk across the Golden Gate Bridge, and if you have a car visit the Marin Headlands, Muir Woods and Mount Tamalpais for spectacular views and Redwood trees. Wander around Golden Gate Park, and the Presidio. The city has a number of art and science museums (the Palace of the Legion of Honor, the California Academy of Sciences, the SFMOMA and the de Young) but I’m not sure I’d rate any of them as must sees–worthwhile though if you have spare time.

If you have time and a driver’s/driving license, head to LA via Highway 1. The California coast is spectacular, and has a number of excellent sites along the way, including:

The Monterey Bay Aquarium (one of the world’s best)
Point Lobos (a spectacular state Park just south of Carmel)
Big Sur and it’s various state parks.
Hearst Castle (the fabulous estate of the man Citizen Kane was based on.)

In general if you have a lot of time Santa Cruz, Monterey and Santa Barbara are all excellent places to spend a day or two. San Luis Obispo is a good place to spend the night if heading north to south.

LA’s reputation for being dangerous is overstated–though I definitely wouldn’t recommend wandering around Compton or Watts. In my experience the areas close to the water–say Santa Monica or Venice–are quite safe (and I’ve stayed multiple times at a perfectly good youth hostel in Venice.) If you are mainly interested in seeing Disneyland, just head for Anaheim and stay close to the park. Really the biggest headache for most visitors should be the traffic and just navigating the vast area. Unfortunately the area has poor public transportation–unless you’re staying in a compact area rent a car.

Worth seeing: The Getty Museums are worthwhile. Also head over to Malibu or Santa Monica or Venice to enjoy the beach. If you’re interested in such things the Queen Mary is also worthwhile. The LaBrea tar pits are interesting if you happen to be in the area but not necessarily worth going out of your way to see. There’s decent hiking in the Santa Monica mountains. San Diego (2-3 hours south, assuming traffic isn’t absolutely terrible) also has a lot of worthwhile museums and is right on the border with Mexico.

Las Vegas–if you’re going to go, go. However note that you’re just a couple of hours away from the Grand Canyon which is possibly the most spectacular scenic attraction in North America. Also a reasonable drive from San Francisco, LA and Vegas: Yosemite National Park, which is the other great candidate for being the most spectacular thing to see on the continent. Both are definitely a better use of your time than gambling away money in a casino IMHO. Also if you’re in Vegas check out Hoover Dam.

Orlando: FWIW unless you’re a themepark junkie visiting BOTH Disneyland and Disneyworld may be overkill–the magic kingdom is largely the same in both locations.

New York: I haven’t spent a lot of time in NYC but I’d definitely recommend going to the top of the Empire State Building. If you have any interest in art or history visit the Metropolitain Museum of Art, and if you have any interest in science head to the American Museum of Natural History. Don’t even attempt to drive in the city–instead use the subway to get around.

Other places to visit: Chicago is a fantastic city to visit. Washington DC is tremendously cosmopolitian for its size and the Smithsonians collectively may be the world’s best museum. Boston is also interesting.

On the natural side, Yellowstone, Glacier and Rocky Mountain National Parks are all worthwhile, though they may be a bit hard to get to.

Personal top five (in no particular order): Yosemite, The Grand Canyon, New York, San Francisco and the California coast from SF to LA.

Powered by Yahoo! Answers

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Comments are closed.